Hospital San José es el que menos posibilidades da a sus pacientes para internarse desde Urgencia

N. Cabello, R. Olivares y P. Reed
Nacional
El Mercurio

El establecimiento es el único de la zona norte, y aunque recibe ayuda de otros recintos de la capital, situaciones como el rebrote de males respiratorios lo tensionan aún más.

Ayer se cumplieron 20 días desde que se produjo el colapso de la Urgencia del Hospital San José, cuando se hizo público que pacientes permanecían internados allí hasta estando de pie.

Las autoridades de Salud señalaron que se trataba de una situación puntual y se instruyó una auditoría para conocer las razones del desborde de pacientes. Además, se habilitaron 19 nuevas camas en el establecimiento y la posibilidad de utilizar hasta 24 en el Hospital Metropolitano, en Providencia.

Pese a las medidas de contingencia, por momentos se producen atochamientos en la Urgencia. Y lo que ocurre es que este es el recinto de la capital en el que los pacientes tienen menos posibilidades de conseguir una cama dentro de las 12 horas siguientes a la atención en la Urgencia.

Así queda establecido en los datos del primer trimestre de este año del Ministerio de Salud, que muestran que el 58,8% de los pacientes de la Urgencia del Servicio Metropolitano Norte -donde solo se considera al San José- consiguen una cama en ese tiempo (ver infografía).

A diferencia de lo que sucede en los otros cinco servicios de salud de la región -donde hay al menos dos establecimientos en cada uno, que se apoyan en la labor asistencial-, el San José es el único de alta complejidad de adultos del sector norte, pero tiene similar dotación de recursos humanos e infraestructura que sus pares de la capital.

Además, el recinto de la comuna de Independencia se ubica en uno de los sectores hacia donde más se ha expandido la ciudad en las últimas décadas.

Todo esto es cruzado por la promesa de construir un nuevo hospital en la zona, lo que ya lleva más de una década. Al respecto, la subsecretaria de Redes Asistenciales, Gisela Alarcón, asegura que ese proyecto, “actualmente está en la fase de estudio preinversional, para que quede en licitación o diseño al fin del período de gobierno”.

Mientras, asegura que se analiza la forma en que el vecino Hospital Clínico de la Universidad de Chile pueda colaborar en la resolución de la demanda.

Alarcón comenta que “aunque el hospital está más bien solo en la zona norte, hay que tener una mirada más allá de lo territorial. El trabajo en red permite que si es que se requiere, pueda recibir colaboración de otros recintos”.

Pero esa situación se hace compleja cuando por estos días se suma un inesperado rebrote de enfermedades respiratorias que explicaría, en parte, la presión asistencial (ver recuadro).

“El problema es que el hospital no da abasto. Atendemos 800 mil personas y fue hecho para 400 mil”, dice la dirigenta de los médicos, Gladys Ibáñez. Agrega que por ahora, “la instrucción ha sido derivar todos los casos posibles de derivar al extrasistema para descongestionar la urgencia”. Según la funcionaria, desde el 3 de agosto se ha trasladado a 100 pacientes a otros recintos.

Los que no son derivados solo pueden esperar, como hacía anoche Cecilia Contreras. Llegó a las 10:30 horas con su madre postrada, de 81 años, quien se descompensó, y más de doce horas después seguía esperando.

Manuel Monsalve relató que un sobrino, chofer del Transantiago, sufrió una taquicardia en su trabajo y fue enviado a la Urgencia luego que en el SAPU se evaluara como enfermedad preexistente, no laboral.

This entry was posted in El Mercurio, Nacional and tagged . Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>