Vitamina C es mucho más que fortaleza al sistema inmune

13/7/18

SUSTANCIA SE DEBE INCORPORAR A TRAVÉS DE LA DIETA

Muchos la reconocen por la prevención de resfríos, lo que se explica por su acción de mejora en la respuesta inmune, pero su función es la síntesis de colágeno y un neurotransmisor, entre otras.
Es una costumbre arraigada en gran parte de la población aumentar durante el invierno el consumo de ácido ascórbico o vitamina C para así prevenir los resfríos, tan típicos de esta época en las que existe mayor incidencia de las enfermedades respiratorias incrementan su incidencia. Así, es común oír a los padres decir a sus hijos que coman cítricos como naranjas, pues es uno de los alimentos más recono cidos por aportar este macronutriente, o bien comprar tabletas en las farmacias, especialmente populares para dárselas a los más pequeños y fortalecerlos.

Y lo cierto es que en este caso la sabiduría popular va transitando en el camino correcto, pues sí bien el rol de la vitamina C no tiene que ver específicamente con la prevención de los resfriados, sí tiene un efecto relevante a nivel de la respuesta del sistema inmunológico.

Jane Fuentes, enfermera y coordinadora de Docencia de Santo Tomás de Concepción, explica que varias células del sistema inmune puede acumular esta vitamina y la requieren para sus funciones. “La vitamina C mejora la producción y el funcionamiento de los fagocitos, que son los glóbulos blancos encargados de ingerir y absorber patógenos o liberar enzimas para acabar con ellos. Entre algunos de los efectos está que mejora la resistencia a patologías como el resfrío común”, detalla. Por otro lado, añade que el ácido ascórbico es reconocido por su altamente efectivo poder antioxidante además de ser es un antioxidante altamente efectivo y es capaz de regenerar otros antioxidantes como la vitamina E.

Precisamente, durante las infecciones, sobre todo virales, se genera mucho estrés oxidativo. Pero, lo anterior no es el único efecto del ácido ascórbico en el organismo y, de hecho, su papel específico es muy relevante para el sistema locomotor.

Y es que según detalla la enfermera, esta sustancia se encarga de sintetizar el colágeno, que es un componente importante para los vasos sanguíneos, tendones, ligamentos y huesos. “También sintetiza el neurotransmisor norepinefrina y camitina (importante para el transporte de grasa a las células), lo que favorece el metabolismo del colesterol a ácidos biliares’.añade. E

FECTOS DEL DÉFICIT

Considerando lo expuesto, Jane Fuentes afirma que hay distintas enfermedades que pueden producirse por el déficit de esta vitamina, entre las que menciona el escorbuto, enfermedades cardiacas, ictus, ciertos tipos de cáncer, cataratas y gota. De ahí la importancia de mantener niveles adecuados de esta vitamina en el organismo y para ello es fundamental aportarla, especialmente a través de la dieta, ya que no es producida por el propio cuerpo.

Al respecto, precisa que “la dosis diaria varía de acuerdo a la etapa del desarrollo del individuo, pe ro lo recomendado va de 75 a 500 miligramos al día”. Eso sí, existen condiciones como el tabaquismo, alcoholismo, lactancia, embarazo, estrés y consumo de medicamentos que requieren un cálculo y ajuste de la dosis indicada, por lo que recomienda consultar con especialistas ante dichos escenarios. Asimismo, importante es atender a los signos que dan cuenta que se podía estar frente a una deficiencia de vitamina C, que se manifiesta con alteraciones vinculadas con sus funciones.

En este sentido, Riente especifica que entre las principales se encuentra el cabello seco, piel seca y áspera, cicatrización lenta de heridas, gingivitis y encías inflamadas y sangrantes, hemorragias nasales frecuentes. aparición de moretones con facilidad y también un sistema inmune debilitado.

APORTE NATURAL

Dado que la vitamina se debe entregar al cuerpo, ya que éste no la produce de manera natural, es importante saber que existen numerosos alimentos de origen vegetal que son una buena fuente. Los más populares y reconocidos por ello son los cítricos como naranja y pomelo, pero no los únicos. Así, Jane Fuentes agrega a las frutillas o fresas, tomates, papas, pimientos rojos, brócoli, zanahoria, arándanos, apio, espinaca, ajo y kiwi. Esta última, fruta característica del invierno, es la con mayor cantidad de este elemento.

“Es importante incorporarlos en forma diaria en nuestra dieta y aumentar su consumo en forma natural en épocas de invierno. periodos de estrés o en estado de enfermedad”, sostiene.

En este sentido, plantea que si bien el consumo de tabletas de vitamina C no está contraindicado, ideal es aportarla de manera natural “Si bien el ácido ascórbico tiene un efecto positivo en el organismo, al no ser natural trae algunas dificultades para el organismo en su sintetización y eliminación, por lo que el consumo de frutas y verduras es mas recomendable”, asevera.

Desde allí, recalca que para saber si se requiere suplementación es fundamental consultara un especialista para así evitar los déficit que tengan consecuencias en el estado de salud, pero también prevenirlos excesos. “Si bien la vitamina Ces beneficiosa por sus efectos antioxidantes, una dosis demasiado alta puede provocar el efecto contrario y oxidar progresivamente nuestros cromosomas”, finaliza.

PREVENCIÓN DE RESFRIOS Mario Rodríguez, académico de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad Andrés Bello, cuenta que un metaanálisis de 29 estudios clínicos (2013) sobre el vínculo entre la suplementación con vitamina C y prevenir resfriados muestran que no existe un papel significativo en esto. “La única medida que ha demostrado disminuir los resfriados de manera significativa es el lavado de manos. Este acto evita la propagación de virus respiratorios, sobre todo en la población infantil”, afirma.

Eso sí, releva su poderoso efecto antioxidante y que éste incide en una mejora de la respuesta inmune. Aunque existen tabletas que aportan vitamina C o ácido ascórbico y éstas no están contraindicadas, lo ideal es entregarla al cuerpo desde frutas y verduras. Cuidado con su acidez El químico farmacéutico Mario Rodríguez dice que la vitamina C por su acidez no se recomienda en pacientes con úlceras gástricas o hemorragias digestivas.

Link de noticia

This entry was posted in El Sur and tagged . Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>