Utilidades de las isapres alcanzarían para financiar solo 14% de la diferencia de planes entre hombres y mujeres

Los recursos requeridos para equiparar las primas entre ambos sexos equivalen a $500 mil millones al año. El 2017 las aseguradoras de salud obtuvieron $71 mil millones en ganancias.
En la agenda de equidad de género que anunció el Gobierno a mediados de mayo se incluyó una reforma al sistema de isapres para terminar con la discriminación por sexo, que hace que las mujeres paguen más que los hombres en sus planes de salud privados. A la vez, los cambios apuntan a permitir la movilidad de cotizantes con preexistencias entre aseguradoras mediante la creación de un fondo que permita trasladarse a una compañía distinta a estos beneficiarios, hoy cautivos.

También, busca introducir más solidaridad en el sistema, porque las tarificaciones además de discriminar por sexo, lo hacen por edad. Tras conocerse esto, se planteó la posibilidad de que para equiparar los planes entre ambos sexos se hiciera afectando las utilidades de las isapres, es decir, que estas ganen menos y con esos recursos se equilibren los planes.

Sin embargo, según un estudio realizado por la consultora Altura Management, la opción de equiparar el precio de los planes por medio de las ganancias de las aseguradoras no sería viable. Estima que los recursos requeridos para reducir las primas de las mujeres a un valor actual similar al que pagan los hombres de igual edad equivalen a $500 mil millones anuales, explican. Un cuarto del total actual de cotizaciones que recibe el sistema en un año, que es de $2 billones.

Todas las utilidades de las isapres alcanzarían para financiar solo un 14% de esos $500 mil millones necesarios, si se considera que en 2017 obtuvieron $71 mil millones en ganancias. Con ello, aun faltarían $429 millones adicionales para lograr el equilibrio en el precio de los planes. ‘Si dejamos a los privados con utilidad cero, se retiran del negocio y nos quedamos sin sistema’, advierte la gerenta general de la consultora, Victoria Beaumont. Por otro lado, la posibilidad de financiar una compensación entre ambos sexos a través de un subsidio estatal que aporte a cada mujer la diferencia entre el precio que se le cobre y el riesgo de su gasto esperado, no cuenta con suficiente apoyo.

Beaumont señala que si bien la propuesta podría ser técnicamente correcta, se trata de impuestos generales destinados a una iniciativa de política pública y no compensaciones entre individuos. Además sería un incentivo directo a la afiliación de personas al sistema privado en desmedro del asegurador público. Primas de hombres deberían subir 35% Desde la consultora plantean que, para igualar las cotizaciones, mujeres y hombres deben pagar un valor promedio.

‘Aunque políticamente es incorrecto, para que las mujeres paguen menos, los hombres deben pagar un poco más’, afirman. Esto requeriría incrementar las primas de los varones en un 35% para poder rebajar las primas de las mujeres al mismo valor de los actuales planes. ‘Si tuviéramos que compensarlo con el escenario actual que tenemos, donde todos mantuviéramos nuestros planes, implicaría que para igualarlos las mujeres tendrían que pagar un 0,5% menos y los hombres, un 35% más’, plantea Beaumont.

Ver noticia en el sitio web del medio

This entry was posted in El Mercurio. Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>