Destacan rol de nutricionistas en los colegios para prevenir obesidad infantil

4/7/18

EN BIOBIO 11% DE LOS MENORES DE 6 AÑOS SUFRE MALNUTRICIÓN POR EXCESO

Aunque regulaciones como la ley de etiquetados aportan a combatir la problemática, no educan para instaurar hábitos saludables.
La obesidad infantil es un grave problema de salud pública en Chile, pues actualmente se encuentra en el sexto lugar mundial y en América Latina lidera, junto a México, en las cifras de prevalencia de malnutrición por exceso en menores de seis años. “En este rango etario, 23,5% presenta obesidad y I 0,2% sobrepeso”, apunta la nutricionista Alejandra Pereira, coordinadora de Fomento y Promoción de la Salud de la carrera de Nutrición y Dietética, Universidad del Desarrollo, advirtiendo que en la Región del Biobío la obesidad en este segmento incluso llega al 11,3%. “Se suma a ello un estudio publicado en la revista del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos, en el que advierte que en Chile el 70% de los niños va a ser obeso en el corto plazo”, afirma.

En este sentido, uno de los aspectos que enfatiza, es que “es necesario recordar que el llamado ‘estirón puberal’ no solucionará el problema, por el contrario, si la intervención es poco efectiva, niños y adolescentes obesos o con sobrepeso tienden a seguirlo siendo en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión arterial, algunos tipos de cáncer y enfermedades osteoarticulares. Sin olvidar que además suelen sufrir más rechazo y estigmatización social que los niños con un peso normal”.

Entre las razones que explican la incidencia de la obesidad infantil y en la población chilena en general, la profesional menciona los cambios demográficos, sociales y económicos ocurridos en las últimas décadas. Por un lado, la población tiene mayor acceso a alimentos, especialmente de alta densidad energética, y cada vez se está más inactivo. “Somos uno de los países con más sedentarismo en el mundo y un mayor acceso a tecnologías, que se traduce en que el balance energético final entre lo ingerido y gastado se vaya almacenando en reservas como grasas con el consiguiente aumento de peso”, advierte.

EDUCACIÓN

Por ello, destaca como avances las regulaciones y leyes en torno a la alimentación que se han hecho en el país para enfrentar la problemática, pero sobre todo la importancia de las acciones sobre promoción de la salud. Aquí, dice, juega un papel esencial el nutricionista al interior de las escuelas.”Diversos proyectos de intervención nutricional realizados por nutricionistas a lo largo del país han obtenido excelentes resultados, disminuyendo la prevalencia de malnutrición por exceso de los estudiantes de manera significativa. Las tareas que realiza el nutricionista en los establecimientos educacionales son variadas e incluyen el diagnóstico del estado nutricional de los estudiantes, determinar la prevalencia de malnutrición por exceso, asesoría y supervisión de kioscos y casinos, realizar marketing en salud, realizar sesiones educativas a toda la comunidad escolar (apoderados, docentes, funcionarios y estudiantes), entre otras”, explica. Y es que es algo clave, pues por más que existan normas en el etiquetado o venta de alimentos al interior de los colegios, eso no regula lo que sucede en otros contextos, por lo que lo trascendental es educar para que se instauren hábitos saludables desde la infancia y así prevenir.

Obesidad

Clínicamente se considera a un individuo “obeso” cuando su peso supera más de 20% el peso medio ideal para su edad, estatura y sexo, afirma nutricionista.

Link de noticia

This entry was posted in El Sur and tagged . Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>