El debate por la “weedicina”

2/7/18

El uso de la marihuana medicinal hace años es usada e, incluso, está protegido por ley. Sin embargo aún hay desconocimiento respecto al tema que a diario mejora la calidad de vida de varios chilenos.
Hace un tiempo la Cámara de Diputados aprobó una modificación a la Ley 20.000, que busca evitar que plantas usadas para fabricar aceites y productos con fines medicinales sean requisadas por las policías. “A las familias que cultivan con fines terapéuticos se les incautan, criminalizan, detienen y quitan sus medicamentos antes de acreditar que existe crimen. Muchas veces a los cultivadores se les trata como microtraficantes. Eso buscamos evitar”, indicó la diputada Karol Cariola.

Esta modificación al Código Sanitario regulará la fabricación de productos derivados de la cannabis destinada a tratamientos médicos. Para ello este tipo de recetas, la que será prescrita por un médico, se deberá explicar el diagnóstico del paciente, el tratamiento y la forma de administrarlo, y que no debería ser aplicado como cigarrillo.

Esto abrió el debate sobre la libertad de los chilenos a la hora de usar terapias alternativas para aliviar sus dolencias. Según cifras del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda), en el último año un 14,5% de los chilenos (1 millón 400 mil personas aproximadamente) ha consumido marihuana.

La Fundación Daya no solo investiga y promueve las terapias en torno a la marihuana medicinal, sino que también ha enseñado a autocultivar a sus más de 17 mil pacientes, en sus 4 años de existencia y a defenderse legalmente.

El artículo 8° de la Ley 20.000.

“El que, careciendo de la debida autorización, siembre, plante, cultive coseche especies vegetales del género cannabis u otras productoras de sustancias estupefacientes o sicotrópicas, incurrirá en la pena de presidio menor en su grado máximo a presidio mayor en su grado mínimo y multa de cuarenta a cuatrocientas unidades tributarias mensuales, a menos que justifique que están destinadas a su uso o consumo personal exclusivo y próximo en el tiempo”.
Historias de Cannabis en la sociedad chilena

1. El médico que lo receta. Diego Ruiz es uno de los doctores de la Fundación Daya e indica que sus pacientes dejan de sufrir cuando consumen cannabis sus derivados. “Son principalmente pacientes con dolor crónico, cáncer, epilepsia refractaria o Parkinson. No se trata de una solución definitiva, pero la calidad de vida de ellos y sus familias mejora significativamente. Hay mucho prejuicio e ignorancia respecto al tema”, dijo este médico cirujano.

2. El primer bebé en usar cannabis. Lucas Rifo llegó al mundo con problemas de salud. Los médicos sólo lograron diagnosticarle una severa epilepsia, pero los remedios, en vez de mejorarlo, solo empeoraron su situación. “Llegó con su piel morada a los pocos días, tenía daño neurológico y los fuertes medicamentos lo dejaron ciego. Recurrí a la cannabis y mi hijo pasó de tener 300 episodios epilépticos a solo un par hoy en día. Mejoró sin dudas su calidad de vida”, cuenta Gabriela Reyes, mamá de Lucas.

3. La fundación que todo lo revolucionó. Desde su creación el 2014, la Fundación Daya ha levantado 12 sucursales a lo largo del país. “Tenemos un equipo multidisciplinario que ha ayudado a más de 17 mil pacientes con distintas enfermedades. También les enseñamos a cultivar y a defender jurídicamente sus derechos”, explicó Alejandra Ahumada, directora técnica de Daya.

4. Visión policial. El capitán Alejandro Mol, del OS7 de Carabineros, explica que a la hora de tomar un procedimiento se adecuan a lo que dice la ley y el fiscal. “Al recibir la denuncia informamos al fiscal y él autoriza el ingreso a un lugar. En el caso de los autocultivos verificamos que tengan la autorización del SAG, de lo contrario se procede al decomiso de las plantas y detención. Si se modifica dicha ley nosotros nos adecuamos a ello. Pero hasta el día de hoy nunca nos han presentado un permiso del SAG”.

5. La guía Tomislav Murúa hace un par de años decidió armar una guía virtual que reuniera a todas las tiendas del país dedicadas a la venta de implementos y difusión de uso de la cana-bis, muchos de ellos de manera medicinal. “Lo que hacemos en la GuiaWeed es asegurar que los productos sean de calidad y no se vean estafados, ya que los mismos usuarios ponen comentarios y aseguran una retroalimentación”; contó Murúa.

6. El accidente de Ulises. Un accidente automovilístico el 2009 le cambió la vida a Ulises, quien terminó con un golpe en la pelvis y una lesión vertebral que no lo dejaba dormir. “Los dolores eran terribles, sobretodo con frío, además los remedios no hacían nada. Empecé a consumir 1 gramos diario con receta y todo mejoró, mi familia lo miraba con una mirada crítica en un principio debido a la ignorancia sobre el tema, pero ya lo aceptan y me entendieron”; dijo.
17 MIL PACIENTES atiende la Fundación Daya a lo largo de todo el pais. La mayoría con problemas de dolor crónico.

14,5 POR CIENTO de los chilenos indica que consumió marihuana el último año, es decir 1 millón 400 personas apox.

Link de noticia

This entry was posted in La Cuarta and tagged . Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>