Descubren cómo es el cáncer que más ataca a los hombres chilenos

26/6/18

Oncólogo de la UC hizo un estudio de los tumores de 200 pacientes con cáncer gástrico

Encontraron 300 mutaciones genéticas. Gracias a eso, se sabe qué tratamiento es mejor.
Si para Hamlet el enigma de la vida era el ser o no ser, para el oncólogo Marcelo Garrido era descifrar por qué los pacientes con cáncer gástrico, pese a tener la misma enfermedad, que ataca específicamente al estómago, responden de manera distinta a los tratamientos. ¿Y encontró o no la respuesta? Sí, pero después de 20 años de constante cuestionamiento.

‘Descubrimos un set de 300 características distintas que tienen los tumores de 200 pacientes que participaron en este estudio clínico’, detalla el investigador del Centro del Cáncer UC Christus. Esas características a las que se refiere son ciertos genes que, por razones desconocidas, empiezan a dejar de realizar su función correcta y contribuyen a que los tumores crezcan y proliferen. ‘Eso se conoce como mutaciones genéticas’, explica Garrido.

‘Ahora que conocemos las características de cada gen mutado (que son 300), la idea es poder aplicar tratamientos específicos para esas mutaciones’. Según el Ministerio de Salud, el cáncer que más afecta a las mujeres chilenas es el de mama, con una tasa de 17 diagnósticos por cada 100.000 habitantes, seguidos por el broncopulmonar, el de vesícula y el de estómago, este último con 12 casos por cada 100.000 habitantes. En los hombres, en tanto, el cáncer gástrico es el más recurrente. Su tasa es de 25 casos por cada 100.000 habitantes, seguido por el de próstata, el broncopulmonar y el de colon, que registra 10 casos por cada 100.000 habitantes.

Las máquinas maculinas

Para poder analizar las características de los tumores y así encontrar tratamientos personalizados, Garrido tuvo que ir hasta el Centro de Excelencia en Medicina de Precisión de Pfizer (CEMP), ubicado en Macul. Ahí tienen unas máquinas que son capaces de secuenciar el genoma de los tumores. ‘Primero se hace la extracción del ADN de las células enfermas. Estas máquinas identifican si el ADN está normal o anormal. Después, los ingenieros bioinformáticos comparan las muestras y ven en qué parte están alteradas’, explica Ricardo Ávila, director ejecutivo de CEMP.

¿Qué encontraron? Garrido da algunos ejemplos: ‘Identificamos que si un paciente tiene una mutación en el gen HER2, se beneficia más si aplicamos quimioterapia junto a un anticuerpo monoclonal (fármaco) llamado Trastuzumab. El 16% de los pacientes con cáncer gástrico tenía esa mutación. Otro ejemplo son los pacientes que tienen mutaciones en el gen PBL1.

Ellos se benefician más con inmunoterapia’, agrega. Además comprobó que la mutación más frecuente en la población chilena es la de un gen que se llama P53. ‘Se le conoce como el guardián del genoma porque cuando muta, no puede suprimir los tumores y éstos empiezan a generarse.

Este gen no tiene un tratamiento específico por ahora’, cuenta. De todos modos, advierte Garrido, no existe una sola mutación en los tumores del cáncer gástrico. ‘Es un conjunto. Por eso es importante que el tratamiento no solo sirva para una mutación, sino que para atacar el conjunto. Estamos trabajando en eso. Ya hemos tratado pacientes de acuerdo a sus mutaciones’, concluye. Los resultados de los tratamientos personalizados, dice el doctor Garrido, son satisfactorios, aunque aún es muy pronto para entregar cifras definitivas de la sobrevida de los pacientes.

Link de noticia

This entry was posted in El Día, Lun and tagged . Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>