Nuevas tecnologías, cambio demográfico y formación de especialistas Una mirada a los principales desafíos del sector

15/6/18

Cada vez más personas se atienden en el sistema público y privado, a causa de enfermedades de mediana y alta complejidad. Cambios demográficos y tecnológicos imponen diversos desafíos en el sector y a las autoridades de gobierno, para seguir avanzando hacia una mejor atención y cobertura.
Germán Kreisel Cien años cumplió en mayo, el Primer Código Sanitario promulgado en nuestro país, definiendo el marco normativo para encauzar una de las demandas sociales más importantes de la época. Hoy, en pleno siglo XXI y con décadas de avances en la medicina y la ciencia, gran parte de la población es atendida en establecimientos de salud públicos y privados, pero todavía queda mucho por avanzar, sobre todo en la medicina de mediana complejidad. Para el doctor Rodrigo Miranda, académico del Departamento de Salud Pública de la Universidad de la Frontera (UFRO), existen algunas brechas que deben ser acortadas para una correcto funcionamiento del sistema.

“En la actualidad, las brechas son humanas y tecnológicas. En primer lugar, la formación de especialistas; adquirir la tecnología y equipamiento adecuado; y en tercer lugar, el acceso de las personas a una atención de medicina especializada, ya que todavía hay fallas en los sistemas de derivación y pesquisa de las enfermedades”, dice. En esa línea, existen prioridades tanto para la comunidad médica como para las autoridades que deben dar con políticas públicas para una mejor atención y cobertura. Respecto al uso de tecnología, “antes de tener un equipo se debe formar a los profesionales, tener una persona que sepa usar los equipos, y en la medida que se van formando los especialistas, que vaya de la mano con un plan de equipamiento e implementación en el sistema público”, dice Miranda. Asimismo, tiene que haber una planificación.

“Primero, se debe entender cuáles son las patologías que afectan a la población. Generalmente, uno se basa en estudios de otros países y nos falta conocer cuáles son las características de los chilenos desde el punto de vista de cuáles enfermedades los están afectando y cuáles son las prioridades”, explica el especialista. Escenario complejo Otro de los temas que debe ser abordado es el cambio demográfico y la mayor prevalencia de enfermedades crónicas no transmisibles.

“La gente vive más años, y con el advenimiento de los antibióticos, las enfermedades infecciosas han dejado de ser una causa importante de muerte y prevalecen las enfermedades crónicas no transmisibles que conllevan a un aumento de la mortalidad cardio y cerebro vascular”, dice el doctor Miranda. Hoy, el infarto al corazón y al cerebro, o cáncer siguen al alza entre la población e imponen nuevos desafíos al sistema.

El Primer Código Sanitario definió una autoridad central, y fue puesto a prueba en una coyuntura como la gripe española de 1918, cuya primera oleada se hizo sentir con fuerza en octubre de ese año, además de definir un marco legislativo para encauzar institucionalmente una de las demandas sociales de la época. Hoy, las necesidades en salud imponen nuevos desafíos al sector a la par con los cambios demográficos y tecnológicos.

Link de noticia

This entry was posted in La Tercera, Sin categoría, Suplemento and tagged . Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>