SALUD BASADA EN VALOR LOS RESULTADOS COMO EJE DE LA ATENCIÓN

14/6/18

Un problema común al hablar de salud es el financiamiento. Temas como la deuda hospitalaria y el aumento de los costos generan preocupación en el sector y el modelo actual parece no ofrecer soluciones que, además, prioricen al paciente y su cuidado.

Por eso, desde hace un tiempo suena como alternativa un modelo conocido como Atención Basada en Valor, que supone cambiar el eje de la atención de seguros y prestadores, pasando desde los presupuestos y la producción (cantidad de atenciones), hacia el valor que genera la atención, entendido como la obtención de resultados de salud y los costos en que se incurren para generarlos.

“El principal beneficio de este enfoque empuja al sistema de salud a generar soluciones que sean sostenibles a los problemas del paciente y no sólo a dar atenciones, sin sopesar su impacto en la salud y los costos”, explica Rony Lenz, economista y académico del Instituto de Salud Pública de la Universidad Andrés Bello.

Para la subdirectora de Salud del Comité de Transformación Digital de Corlo, Patricia Orellana, este modelo, además de mejorar la eficiencia en el uso de los recursos, “está centrado en las personas y, por ende, la experiencia del paciente y su satisfacción se incrementaría de manera sustancial con una atención personalizada, basada en el valor de cada paciente y con real impacto en su salud”.

¿También en Chile?

Según un estudio de The Economist, que analizó la preparación para este tipo de modelos en 25 países, Chile está en una etapa inicial. A juicio del vicepresidente del Cluster Cono Sur de Medtronic, Juan Toro, los desafíos del país pasan por sistematizar “la medición de resultados clínicos y costos; la integración del cuidado a lo largo del acto de salud, enfocándose en el paciente; el cambio de aproximación de pago por volumen a pago por valor; y finalmente, el fortalecimiento de las políticas y la institucionahdad para facilitar el desarrollo de un modelo de salud basado en el valor”.

Dados su beneficios, para el presidente de la Asociación de lsapres, Rafael Caviedes, “sería de mucha utilidad su aplicación en el país, tanto en el sector público como el privado. Podría elevar la efectividad de los servicios de salud, lo cual significa mayor bienestar”, comenta, y agrega que su implementación en Chile depende de las facilidades que las autoridades otorguen a los participantes.

“Actualmente las regulaciones no facilitan el cambio del pago desde prestaciones a soluciones. Por ejemplo, la ley obliga a las isapres a cubrir un arancel de Fonasa basado en prestaciones, no en soluciones. Por ello, por ley se debe establecer explícitamente la factibilidad de su uso como mecanismo de contratación de servicios de salud”, explica.

Pese a ello, ya se han realizado algunos pilotos sobre el tema en Chile. En 2002, Fonasa implementó el mecanismo de transferencia vinculado a la producción o Programa de Prestaciones Valoradas (PPV) y desde 2015 se trabaja en cambiar el mecanismo de “pago por servicios” a “pago por resultados”, con precios base que, según Patricia Orellana, mantienen la neutralidad presupuestaria y precios según complejidad y severidad.

“Sin embargo, hasta ahora, estos esfuerzos siguen siendo insuficientes para descomprimir la crisis financiera del sector”, advierte Rony Lenz, recalcando que aún hay poca evidencia a nivel nacional e internacional que permita evaluar este modelo. En EE.UU., la reforma de salud Obamacare ayudó a poner atención a este tema, experiencia que, al generar resultados, va a ayudar a permear la discusión también a Chile. Sin — embargo, el académico recalca que “va a ser crítico, para la introducción de este enfoque en el país, que el Plan 4 Universal en la discusión de reforma del sistema de isapres no se exprese sólo en prestaciones. Si llega a suceder esto, que es la tendencia natural, hay pocas perspectivas de desarrollar este enfoque en Chile”.

En cualquier escenario, e independiente del modelo que se utilice, agrega Lenz, hay un principio que debe estar al centro: el prestador o red de prestadores debe hacerse responsable de la atención que entrega al paciente en términos de sus resultados en salud y costos.

“No puede sólo dar atenciones y desentenderse de los resultados y de los costos. En este sentido, los seguros deben desarrollar estrategias que nos orienten en esta dirección”, sostiene.

Link

This entry was posted in Diario Financiero. Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>