PADECIMIENTO DE ENFERMEDADES NO DEBE SER EL ÚNICO MOTIVO DE CONSULTA NUTRICIONAL

17/5/18

CUIDADOS. Aunque es evidente que frente a patologías relacionadas con los alimentos como la diabetes, obesidad o hipertensión es clave el cambio en los hábitos, esto también sucede cuando un individuo sano crece o varía sus rutinas.
Desde que se abrió la primera “escuela de dietistas” en Chile, el 6 de mayo de 1939, han variado mucho las problemáticas que la nutrición debe enfirntar como disciplina. Antaño la preocupación era la pobreza que se manifestaba en la malnutrición por déficit y altos índices de desnutrición. Casi ochenta años después, la alarma está dada por el exceso de comida chatarra, productos procesados y peso, a lo que se suma el sedentarismo y tabaquismo, entre otros hábitos que hoy tienen a la sociedad atacada por enfermedades con gran potencial de matar y que, a diario, afectan la calidad de vida de millones de personas.

Dislipidemias, hígado graso, insulino resistencia, diabetes, hipertensión arterial, sobrepeso, obesidad, enfermedades cardiovasculares y cáncer son algunos ejemplos. Frente a estos diagnósticos, la consulta al nutricionista es esencial, pues la alimentación adecuada es pilar del tratamiento, sostiene Victoria Halabí, directora de Nutrición y Dietética de la Universidad del Desarrollo (UDD).

EDUCAR PARA CONTROLAR

Pero, así como controla, también previene y es una de las armas con la que se puede mejorar la salud de la población y cambiar los negativos índices. Según la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, el 40% de los chilenos tiene sobrepeso, 31% obesidad y 3% obesidad mórbida. La incidencia de la diabetes es cercana al 12% y casi el 30% de la población es hipertensa.

Halabí afirma que lo más importante, desde el rol de la profesión, es la educación alimentada y consejería nutricional, pues muchas veces la prevención, control o cura de las enfermedades lo que requiere es una corrección o cambio en los hábitos de alimentación, que son individuales y distintos durante el ciclo vital. “Las pautas se basan en los requerimientos nutricionales según edad, sexo, actividad física y enfermedades existentes. Éstas consideran la rutina de las personas y preferencias, por lo que son indicaciones personales para que cada individuo logre cubrir sus requerimientos, mantener un buen estado nutricional y mejorar o mantener una vida saludable”, explica.

VARIADAS SITUACIONES

Podo expuesto, queda claro que la consulta al nutricionista es importante distintos momentos y etapas vitales. Muchas veces se hace la derivación desde otros profesionales de la salud, al detectarse variadas enfermedades que requieren cambios en la dieta o una específica para su control, lo que evidencia la necesidad de acudir al especialista.

Pero esto es implícito en individuos sanos, ya que en la medida que crecen, se desarrollan, envejecen o viven cambios en su vida que conlleven a tener nuevos horarios, mayor actividad cognitiva o más esfuerzo físico, los requerimientos nutricionales van variando, plantea Victoria Halabi. Un niño no necesita lo mismo que un adolescente o un estudiante universitario debe rendir distinto que un adulto mayor. Así, tener pautas alimentadas adecuadas contribuyen a que en las distintas etapas vitales transcurran en las más adecuadas condiciones. Esto también implica que las mujeres acudan durante el embarazo, lactancia y climaterio.

Sobre otras situaciones que hacen latente de acudir al nunicionista, Halabí menciona que señales son “cambios de peso importantes o si se presentan signos fisicos por déficit o exceso de nunientes como caída de pelo, lunares en relieve, excesos de grasas y oscurecimiento de pliegues como axilas, cuello o
nudillos”. Personas que cambian rutinas de estudio o laborales, que dejan o comienzan a hacer ejercido fisico y quienes deciden seguir un régimen como el vegetariano también deben acudir a la consulta de un nutricionista.

OJO CON LA RESTRICCIÓN

Otro escenario en el que es importante consultar es cuando se quiere iniciar una dieta para disminuir peso sin indicación profesional. La consulta permitirá asesorarse y no cometer errores ni exponer la salud a riesgos innecesarios.

Sobre esto, Victoria Halabí es clara, pues es común que las personas sigan una dieta por consejo de un amigo o porque leyó en algún sitio de un plan que promete eliminar 5 kilos en una semana. Un imposible, pues los resultados siempre son individuales y existe la alta probabilidad que sea perjudicial. “Muchas personas realizan dietas tan restrictivas que imposibilitan la adherencia. Si logran seguirlas, bajan mucho de peso, pero al dejarlas se recupera con creces”, sostiene.

La especialista da como ejemplo la restricción de carbohidratos o el “método Grez” (rico en grasas), que en una pauta general nunca se adecuarán a los requerimientos individuales, hábitos y presupuestos y pueden tener efectos como estreñimiento, náuseas, mareo, insomnio, cefalea, cálculos renales, pérdida de masa magra o riesgo cardiovascular. Agrega que ciertas dietas restrictivas se recomiendan, pero sólo al inicio de tratamiento nutricional por sobrepeso u obesidad y siempre controlado por un especialista.

-Aprender a alimentarse mejor

Existen varias razones para acudir al nutricionista: para disminuir de peso de forma adecuada, aunque lo primordial es la educación en alimentación y corrección de hábitos. Paulina Hernández, nutricionista y jefa del Programa Vivir Bien de Sodexo Servicios, cuenta que al transitar en distintas etapas vitales o fisiológicas, iniciarse en la actividad física regular o las ganas de alimentarse mejor, el nutricionista es el profesional idóneo, así como también ayuda en afecciones como colon irritable, alergias alimentarias. cáncer o incluso en tratamientos de fertilidad.

This entry was posted in Diario Atacama and tagged . Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>