Avance tecnológico para entrenamiento: Nuevos centros de simulación quirúrgica permitirán formar médicos cirujanos en regiones

4/5/18

El primero se inauguró en la U. Católica del Norte, en Coquimbo, y otros dos abrirán este año en Concepción y Valdivia. Los doctores podrán certificar habilidades en cirugía laparoscópica antes de intervenir a pacientes.
Reducir una brecha entre los médicos de Santiago y los de regiones en cuanto al conocimiento de técnicas quirúrgicas miniinvasivas. Esa es la propuesta de la Sociedad de Cirujanos de Chile, que este año abrirá tres centros tecnológicos de simulación quirúrgica en el país. En estos lugares, residentes de cirugía y cirujanos ya formados podrán entrenar diversas técnicas quirúrgicas para operar distintas patologías a través de laparoscopia.

El primero se inauguró el pasado 20 de abril en la Universidad Católica del Norte, en Coquimbo, e iniciará actividades dentro de un mes. Otros dos también abrirán este año en la Universidad de Concepción y en la Universidad Austral, en Valdivia. Además se proyecta la apertura de tres centros más en otras regiones para 2019.

Se trata de un sistema que ya han implementado otras casas de estudio en Santiago, pero que aún no existía en regiones.

“A nivel de salud pública, en todas las regiones falta desarrollo y la oferta de laparoscopia avanzada es menor al 10%, por falta de entrenamiento de los médicos que no tienen acceso a estas tecnologías”, dice el doctor Julián Varas, coordinador del proyecto y del Centro de Simulación de la U. Católica.

Según explica, al igual que el recinto inaugurado en la UCN, el resto de los centros contará con simuladores de alta definición. Se trata de dispositivos que simulan una cirugía de abdomen en un objeto inanimado y que la proyectan en tiempo real en una pantalla HD.

También contarán con tejidos sintéticos y reales de bovino para ensayar cirugías complejas como un bypass gástrico, al igual que instrumental quirúrgico como suturas mecánicas y trócares que permiten aprender a suturar y sellar vasos.

La iniciativa, que contó con apoyo económico de la empresa Johnson & Johnson, se financió también a través del levantamiento de un proyecto Fondecyt de la UC y de un premio de la Sociedad Americana de Cirujanos Gastrointestinales y Endoscópicos (SAGES).

“La simulación quirúrgica ha demostrado claros beneficios en acortar curvas de aprendizaje. Progresivamente se han ido desarrollando modelos de entrenamiento desde los básicos a los más avanzados (…). También existen para cirugías de subespecialidad como la colorrectal, esófago-gástrica, hígado y páncreas, entre otras”, dice el médico Nicolás Jarufe, presidente de la Sociedad de Cirujanos de Chile.

La formación partirá con un módulo básico para que los médicos desarrollen motricidad. Luego podrán certificarse en habilidades quirúrgicas más avanzadas, como una unión intestinal, explica Marcelo Barra, vicepresidente de la Sociedad de Cirujanos de Chile y académico de la UCN.

“Si hay que hacer una cirugía de cáncer gástrico, se tiene que sacar el estómago y luego unir asas de intestino que deben quedar perfectas. Con doctores que practiquen con esta tecnología, la población tendría la seguridad de que eso se hará lo mejor posible”, dice Barra.

Antes y después

En promedio, dice Julián Varas, médico de la UC, un cirujano opera entre 100 y 400 pacientes al año.

“Con que diez médicos aprendan estas técnicas, ya tendríamos de mil a cuatro mil personas beneficiadas anualmente”, comenta.

“Lo que estaba ocurriendo es que, como ya es muy poco aceptado que los cirujanos entrenen con pacientes, muchos residentes viajaban a Santiago para poder entrenar con simulación”, agrega.

Ese fue exactamente el recorrido que hizo Fernanda Haberle, médico cirujano del Hospital San Juan de Dios de La Serena, que recibió formación en el centro de simulación de la U. Católica.

“Mi primera cirugía fue extraer una vesícula antes de entrenar con simulación. Luego de practicar te enfrentas de una manera muy distinta al paciente y te demoras menos en hacer cada proceso”, comenta Haberle.

“Hacer esto (simulación quirúrgica) es como un deber, porque te hace ser mucho más preciso y te da más seguridad como médico”, puntualiza.

El Uber de la medicina

Los cirujanos inscritos en los nuevos centros de simulación tendrán la opción de ser evaluados a través de Lapp, una aplicación móvil creada para este proyecto por la U. Católica y la empresa chilena de tecnología T&C.

“Ante la falta de doctores con tiempo para corregir al alumno en el lugar, en los centros de simulación la evaluación falla”, reconoce Gabriel Escalona, investigador invitado de la UC y cocreador de la herramienta. “Con Lapp trabajamos como el Uber de la medicina, porque estará conectada al simulador, con lo que los alumnos pueden subir sus videos y, al igual que aparece un chofer en Uber, tendrán una red de médicos certificados que los evaluarán en las siguientes 48 horas”.

Link de noticia

This entry was posted in Ciencia y Tecnología, El Mercurio and tagged . Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>