Así funciona el moderno simulador con que los médicos aprenden a operar

21/4/18

Equipo de última generación fue inaugurado en la Universidad Católica del Norte

Proyecto de la Sociedad de Cirujanos de Chile pretende capacitar a estudiantes y doctores de regiones.
La idea es que los alumnos de Medicina que están realizando la residencia de cirugía en universidades regionales puedan entrenarse y desarrollar las habilidades necesarias para operar a través de laparoscopía. Con ese fin se inauguró en Coquimbo, en la Universidad Católica del Norte, un centro de alta tecnología de simulación quirúrgica.
La iniciativa, de la Sociedad de Cirujanos de Chile, cuenta con el apoyo docente de la Universidad Católica y de la empresa Johnson & Johnson. Durante este año se inaugurarán otros dos centros, en la Universidad de Concepción y la Universidad Austral, en Valdivia.

“La idea es acortar la brecha que existe entre Santiago y regiones. En la capital estas operaciones se realizan con más frecuencia, pero en regiones no. Los doctores manejan menos las técnicas y por eso no ofrecen estas alternativas a los pacientes y tampoco piden equipos en los lugares donde trabajan. Esto es para alumnos y también para que doctores puedan entrenarse y certificarse”, explica el doctor Nicolás Jarufe, presidente de la Sociedad de Cirujanos.

Además de entrenar, la gracia es que el alumno es evaluado por un doctor en Santiago. El doctor Julián Varas, coordinador médico del Centro de Simulación de la UC, explica cómo funciona el innovador sistema inaugurado en Coquimbo. “Hay una aplicación que está funcionando de manera experimental, que permite que el usuario del simulador envíe un video. El video lo recibe un evaluador y en menos de 48 horas éste envía una respuesta. La app le permite mandar un video, audio y texto donde explica al usuario los errores que cometió y cómo mejorar la técnica de sutura”, explica el doctor.

El equipo tiene las pinzas que se utilizan en este tipo de operaciones y que el doctor manipula con sus manos, y una cámara de alta definición que permite ver el órgano que su-
puestamente se está operando.

La idea es que cada alumno o doctor realice 16 sesiones en el simulador, cada una de dos o tres horas. Las primeras sesiones son de ejercicios básicos, para desarrollar habilidades motrices, para manejar las pinzas.

La operación más clásica por laparoscopía es la de vesícula, pero esa se realiza de manera masiva en el país, por lo que la idea es simular operaciones más complejas, como páncreas, estómago o cáncer gástrico.

Antes de entrar al simulador, el usuario recibe un tutorial. “Por ejemplo, le dice que debe realizar una anastomosis intestinal, que sería unir dos intestinos por una opera-
ción de obesidad, y le muestra cómo hacerlo”, describe Varas.

El simulador tiene una fase básica y otra avanzada. En la primera, el alumno trabaja con un tejido sintético, pero en la otra se usan tejidos vivos. “Son tejidos que se compran en el matadero o carnicería. Pueden ser cosas como intestinos de vacuno, los chunchules, por ejemplo”, describe.

Finalmente el doctor compara: “En general, una operación de estas por laparoscopía, puede implicar que el paciente esté 5 días hospitalizado y hasta dos semanas en recuperación. Si la operación es con tajo, la hospitalización es de 10-15 días y la recuperación de no menos de un mes”.

Link de noticia

This entry was posted in El Día, Lun and tagged . Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>