Chile: innovación para el desarrollo

15/1/18

El país ha logrado generar iniciativas que le permiten hoy posicionarse como el más innovador de Latinoamérica.
Por dos años consecutivos, 2016 y 2017, Chile ha ocupado el primer puesto en América Latina en el Índice Mundial de Innovación, elaborado por la Universidad de Cornell, el Insead y la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI).

Aun cuando Chile se ubica entre los países miembros de la OCDE que menos inversión realizan en I+D, el Índice Mundial de Innovación de 2017 destaca la calidad de la investigación y el capital humano que existe en Chile, lo cual le permite estar a la cabeza en la región. Al respecto, Barbara Sosnowski, Ph. D, vicepresidente de Investigación, Desarrollo e Innovación Externa de Pfizer, señala que “se puede observar que en Latinoamérica se están logrando avances al realizar investigación de calidad y Chile se está posicionando como uno de los líderes en materia de innovación”.

Según el mismo documento, universidades bien posicionadas a nivel internacional, un alto número de estudiantes que cursan estudios superiores y la existencia de empresas internacionales de I+D, son los aspectos más relevantes del ecosistema local.

Un avance en el último punto ha sido la creación de la Ley de Investigación y Desarrollo (Ley I+D), que entró en vigencia en 2012, y que establece un incentivo tributario para la inversión privada en I+D. De esta forma, se busca potenciar y promover una cultura innovadora en las empresas y mejorar su capacidad competitiva.

A esto se suma también la presentación en 2017 de la “Estrategia Nacional de ciencias, tecnologías e innovación para un nuevo pacto de desarrollo sostenible e inclusivo”, instancia donde el Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo (CNID) propuso una serie de propuestas para impulsar la inversión del sector privado en investigación, desarrollo e innovación.

GENERACIÓN DE ESPACIOS

En los últimos años, el Ministerio de Economía, a través de Corfo, ha impulsado diversos programas para potenciar la participación de empresas, capital humano avanzado y emprendedores en iniciativas de innovación. El programa de Oficinas de Transferencia y Licenciamiento (OTLs) para gestionar la transferencia de tecnología y comercialización desde las universidades al mercado, así como los Programas Tecnológicos y de Atracción de Centros de Excelencia Internacional, son algunas de estas iniciativas.

Hakan Sakul, Ph. D, vicepresidente y jefe mundial de Diagnóstico Pfizer, señala que en Chile se estaban comenzando a generar programas para potenciar la innovación, lo cual les dio el espacio para crear en 2015 el Centro de Excelencia en Medicina de Precisión (CEMP) de Pfizer Chile, gracias al Programa de Atracción de Centros de Excelencia Internacional.

“En este corto tiempo, el CEMP ha reunido la infraestructura y el personal necesarios para llevar a cabo un trabajo de calidad para establecerse como un centro de investigación muy respetado en la región. Los resultados de los proyectos en curso en el CEMP ayudarán en nuestros esfuerzos para desarrollar nuevas terapias que mejoren y prolonguen las vidas de los pacientes en función de la información genética”, dijo Sakul.

Por su parte, Marcela Angulo, gerente de Capacidades Tecnológicas de Corfo, indica que todas estas iniciativas han sido creadas para conectar la buena ciencia que se realiza en el país con el mundo privado, de modo que este talento se ponga al servicio del desarrollo productivo del país.

“El Centro de Medicina de Precisión de Pfizer Chile, que cuenta con apoyo del Programa de Atracción de Centros de Excelencia Internacional de Corfo, está haciendo una contribución significativa al ecosistema local, compartiendo buenas prácticas y elevando los estándares de calidad con que se hace la investigación en salud para que tenga verdaderas posibilidades de escalar y salir al mercado. En el caso de las tecnologías de diagnóstico de cáncer, el aporte del centro también ha llegado a la salud pública, donde se han adoptado técnicas de frontera y se ha capacitado al personal en su uso”, asegura Angulo.

MEDICINA DE PRECISIÓN EN CHILE

El Centro de Excelencia en Medicina de Precisión surgió en 2014 como parte del Programa de Atracción de Centros de Excelencia Internacional de Corfo, siendo el primer centro de investigación de Pfizer en América Latina.

La creación de este Centro ha sido un ejemplo de cómo la colaboración público – privada puede elevar el nivel de la ciencia aplicada que se hace en el país, y promover a Chile y a Latinoamérica como un polo de desarrollo en I+D.

El estudio principal del CEMP que lleva por nombre NIRVANA, busca validar un nuevo método de diagnóstico en cáncer de pulmón de células no pequeñas mediante secuenciación y análisis bioinformático. Las muestras han sido obtenidas desde 36 hospitales ubicados en Chile, Brasil y Perú. La secuenciación y análisis de anatomía patológica de las mismas, se ha realizado en seis laboratorios centrales distribuidos también en ambos países.

Al mismo tiempo, el CEMP ha desarrollado diversas instancias de colaboración con universidades chilenas, con el objetivo de compartir conocimiento y enriquecer el ecosistema de investigación desarrollo e innovación.

En palabras de Ricardo Ávila, su director ejecutivo, “el CEMP busca desarrollar nuevo conocimiento en el campo de la medicina de precisión trabajando con los mejores talentos de Chile, generando redes de trabajo colaborativo con diversas universidades y actores relevantes, de modo de posicionar a Chile y Latinoamérica como un lugar en donde se realiza ciencia de gran impacto”.

Link de noticia

This entry was posted in El Mercurio, Suplemento and tagged . Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>