Proveedores de salud acusan falta de transparencia en deuda de hospitales públicos

28/11/16

La Asociación de Proveedores de la Industria de la Salud participa desde abril de este año en una mesa de trabajo público-privada para avanzar en esta materia. Sin embargo, todavía hay instituciones que no concilian sus cifras con proveedores, por lo que aseguran que el Ministerio de Salud no cuenta con datos precisos al respecto.

Cecilia Arroyo
Por mostrar eficiencia, falta de fiscalización o mero desorden. Esas son las únicas razones que según Christian Hänel, presidente de la Asociación de Proveedores de la Industria de la Salud (Apis), podrían explicar la situación que -acusa- sufren algunos hospitales en Chile, los cuales operarían con poca transparencia respecto de su deuda real con proveedores del rubro.

Según cifras del Altura Management, la deuda hospitalaria subiría a $640 mil millones (o US$950 millones) en 2017, cifra 70% mayor que lo que se espera para el cierre de este año.

Pero para Hänel la cifra podría incluso quedar corta. ‘La deuda, ni siquiera el Ministerio la sabe y eso es porque los hospitales no concilian las cuentas con sus proveedores y sabemos que ha habido varios hospitales que no han informado la deuda real, sino que la han subvalorado’, afirma el ejecutivo.

En septiembre, Apis cifraba en más de $5 mil millones la deuda sólo con sus asociados, que representan alrededor del 40% del mercado proveedor del sistema público, cifra que ha bajado sólo en parte, tras pagos en octubre pasado, según agrega Hänel.

‘Como Apis hemos informado nuestro cálculo de deuda y ellos (en el Minsal) se han dado cuenta de que no coincide con lo que tienen en al menos tres hospitales en Santiago y provincia. No hemos podido llegar a conciliar las cuentas ni con el Minsal ni con los hospitales’, insiste el ejecutivo.

Las diferencias entre sus datos y los de los servicios pueden llegar a entre 15% a 20%.

Mesa de trabajo

Desde abril de este año, Apis y el ministerio participan de una mesa de trabajo mensual orientada a mejorar la transparencia en materia de deudas y en aspectos relacionados a los procesos licitatorios de los servicios de salud pública.

‘Ha habido avances, pero la transparentación total pasa porque los servicios cumplan temas básicos como los plazos legales para tramitar una factura, lo que debiera tardar ocho días, pero los servicios se están demorando 30 a 45 días’, acusa el proveedor de salud.

Según Hänel, la necesidad de obligar a los servicios de salud a conciliar sus cuentas con los proveedores es urgente. ‘Hay que desmitificar este tema y llegar a medirlo en la forma correcta. Ese es el punto de partida, porque claramente con eso no se soluciona el tema del plazo de pago, que también es gravísimo, ya que el Estado no está cumpliendo con el plazo de pago que ellos mismos establecen en las licitaciones’, precisó. ‘En este sentido, por ejemplo, nos gustaría que los hospitales se atengan al Servicio de Impuestos Internos para la aprobación o reprobación de facturas emitidas’, propone, entre otras medidas.

Otro tema es la sostenibilidad de la empresa proveedora. Según Hänel, si se mantienen los vaticinios en términos del aumento de la deuda, ‘vemos difícil que las empresas puedan sostener el sistema, ya que el sistema público representa alrededor del 60% de sus ventas’.

Licitaciones

En cuanto a las licitaciones, la mesa público privada está trabajando en perfeccionar los procedimiento, dice. Esto porque, según Hänel, actualmente las licitaciones se basan en normas y reglamentos que no consideraron las restricciones de los oferentes locales, para cumplirlos a cabalidad. ‘Hay bases que exigen requisitos muy difíciles de cumplir, porque fueron hechas a la talla y pinta de los compradores, sin observar la oferta existente. Por ejemplo, en Chile todos la mayoría de los insumos médicos son importados, por tanto para traerlos hay una mayor demora frente a envíos nacionales. Sin embargo, los plazos establecidos no estaban considerado bien esta realidad y hemos dado nuestra opinión’, precisó.

Hänel afirma que la mesa tenía como objetivo emitir un manual de buenas prácticas en noviembre de este año, pero reconoce que se encuentran atrasados.
Recuadro :
‘Hay que desmitificar este tema de la deuda y llegar a medirlo en la forma correcta. Ese es el punto de partida’.

CHRISTIAN HÄNEL Presidente de Apis

Demoras de pagos Los servicios de salud tardarían hasta 45 días en la tramitación de las facturas.

Alza de deuda Según Apis, la deuda subió de $747 millones en 2014, a $4.780 millones en 2015.

¿Qué ha pasado? La deuda hospitalaria podría ser mayor a las ya elevadas proyecciones realizadas sobre cifras de la Dipres, que estimaban en US$950 millones la merma para 2017.

¿Por qué ha pasado? Según la Asociación de Proveedores de la Industria de la Salud, Minsal no tiene datos exactos de la deuda hospitalaria, ya que algunos hospitales subvalorarían sus cifras para ocultar faltas de eficiencia.

¿Qué consecuencias tiene? La falta de transparencia que acusan, imposibilitaría al Estado contar con las cifras reales y destinar los fondos necesarios para cubrir la deuda.

La mesa de trabajo entre el Minsal y Apis está preparando un manual de buenas prácticas que esperan entregar en los próximos meses.

This entry was posted in Empresas & Mercados, Pulso and tagged . Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>